Medidas para cumplir la seguridad mientras se trabaja en remoto

El trabajo en remoto requiere de una serie de medidas de seguridad que contribuyan a no comprometer los activos críticos […]

El trabajo en remoto requiere de una serie de medidas de seguridad que contribuyan a no comprometer los activos críticos de las compañías. Para evitar el acceso de los ciberdelincuentes a la red e información de la organización en la que desempeñas tu actividad profesional, recomendamos que apliques en tu día a día las siguientes 6 buenas prácticas y pautas de seguridad:

1. Actualiza el software a la última versión

La primera medida que debemos de tener en cuenta consiste en actualizar el software de nuestro equipo de trabajo a la última versión disponible. Para facilitar este proceso y evitar estar pendiente de las nuevas versiones de los programas que tenemos instalados en el ordenador procede a activar las actualizaciones automáticas, ya que siempre estarán al día.

Es importante actualizar el software de tu equipo para que automáticamente se corrijan las vulnerabilidades detectadas y se cuente con las últimas funcionalidades ofrecidas por el desarrollador.

2. Activa y actualiza el antimalware

Disponer de un programa antimalware resulta esencial para evitar accesos indeseados a los archivos, documentos e información sensible de la compañía a la que pertenecemos. El antimalware se trata de un programa informático diseñado y desarrollado específicamente para detectar, bloquear y eliminar código malicioso, así como localizar páginas web fraudulentas. También permite que nos protejamos contra el ransomware.

Como ocurre con el software, este programa tendrá que estar actualizado a la última versión para aprovecharlo al máximo y beneficiarnos de todas sus funcionalidades.

3. Cambia las contraseñas frecuentemente

Otra pauta que debemos seguir consiste en cambiar las contraseñas de manera periódica, sobre todo las relativas a los accesos de servicios corporativos que incluyan datos relevantes de la organización. Sin embargo, no solo bastará con modificar las claves, sino que estas deberán contar con la robustez suficiente para que los ciberdelincuentes no consigan acceder a los sistemas.

Esta medida también la podemos adoptar en la cuenta de correo electrónico corporativo y en aquellos sistemas digitales de la compañía a los que accedamos de manera recurrente.

4. Utiliza herramientas para proteger documentos

Durante el teletrabajo tenemos que compartir documentos con nuestros compañeros para mantenerlos al tanto de proyectos o acciones que estamos llevando a cabo. Muchas veces estos documentos los compartimos con varias personas y puede darse el caso de que algunas no estén autorizadas para acceder a dicha información.

Se recomienda la utilización de ferramientas como Prot-On, encargado de proteger la documentación sensible en sistemas cloud o aquella que se almacena en los sistemas de ficheros de la compañía. La implantación de un IRM (Information Rights Management) permite clasificar la información según su nivel de seguridad, dependiendo del tipo de documento que se trate, asociar a cada una de ellas diferentes niveles de cifrado y definir políticas de permisos de acceso y uso. Con Prot-On se previene, además, la pérdida de datos (DLP – Data Loss Prevention).

5. Utiliza repositorios compartidos con copia de seguridad

Además de cifrar y proteger los documentos que compartas en la nube con tus compañeros, realiza copias de seguridad de todos ellos en el repositorio empleado por la compañía. Intenta no guardar archivos importantes en las carpetas locales del ordenador y utiliza estos repositorios para compartir y almacenar los documentos de una manera segura.

6. Navega por internet con seguridad

Evita acceder a sitios web de dudosa reputación o que no sean seguros. En todo momento se debe asegurar la navegación por internet y solo deberemos acceder a aquellas páginas que conozcamos o nos certifiquen que son seguras.

Desconfía de correos electrónicos, SMS u otro tipo de mensajes digitales que contengan urls o archivos adjuntos. No accedas a ninguno de ellos, ni descargues documentos de los que no conozcas la procedencia del destinatario o parezcan fraudulentos. Se trata de prácticas que contienen malware y pueden comprometer la seguridad de nuestros equipos.

Mantener la seguridad de la información de la compañía y de nuestros equipos es un trabajo de todos. La concienciación y formación de los empleados en materia de seguridad resulta clave en todo este proceso. Seguir estas buenas prácticas te ayudarán a desarrollar un trabajo en remoto seguro y a actuar como el primer cortafuegos.

|2020-08-31T13:26:55+01:0026 Agosto 20|BLOG: Seguridad|Etiquetas: > > > > > |

Grupo CMC