La importancia del conocimiento en el camino hacia la empresa cognitiva.

LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO. En la actualidad, estamos asistiendo a una transformación en los procesos de toma de decisiones que […]

LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO.

En la actualidad, estamos asistiendo a una transformación en los procesos de toma de decisiones que cada vez menos tienen como trasfondo meras opiniones subjetivas avanzado progresivamente hacia otras de carácter estratégico y respaldadas por datos objetivos obtenidos mediante un proceso cognitivo.

Los datos son las partículas básicas de cualquier proceso cognitivo y la información no es más que una agregación de datos procesados que, aprehendidos como un todo, son capaces de aportarles valor adicional gracias a la contextualización, categorización y agregación de los datos en cuestión.

Algunos de los datos de mayor utilidad son, por ejemplo, el nombre de un cliente, su número de teléfono, las coordenadas de localización geográfica de un dispositivo de telefonía móvil, de una imagen, o de un tweet.

Por ello, cabe afirmar sin lugar a dudas que la verdadera aportación de los sistemas cognitivos radica en la información como fuente del conocimiento. Un conocimiento que, a su vez, permite combinar la expertise de la organización; el know how de sus empleados y directivos; así como los valores empresariales definidos. El conocimiento emerge así como un material sumamente útil para la acción al incorporar a los procesos de la organización, sus prácticas y normas.

Del mismo modo que la información se adquiere a partir de los datos, el conocimiento se obtiene a partir de la información mediante procesos de comparación, establecimiento de conexiones, predicción de consecuencias e interlocución con otros agentes. Por ejemplo, conocimiento es saber que los clientes de una región geográfica dada prefieren un catálogo de productos diferente a los de otra región o que su apego por una marca se verá positivamente influenciado en la medida en que respete sus valores tradicionales.

LOS SISTEMAS COGNITIVOS.

Tradicionalmente, la principal fuente de datos de una empresa han sido sus sistemas transaccionales, es decir, los medios informativos que prestan soporte a las operaciones de la compañía. Sin embargo, con la consolidación de un mundo cada vez más conectado, que ha venido en denominarse “internet de las cosas” o IoT (Internet of Things), unido al incremento del uso de multitud de dispositivos al ámbito particular, el volumen de datos originados por parte de los consumidores ha crecido de manera exponencial. Lo mismo sucede en el entorno productivo y del sector industrial, dos esferas en las que la cantidad de datos generados y comunicados por las propias máquinas es inmensa llegando, incluso, a desbordar la capacidad de las organizaciones empresariales para procesar adecuadamente todos los datos a su alcance.

Convertir estos datos en insights (ideas) y, a su vez, éstos en ventajas competitivas de negocio requiere construir conocimiento, justo a esto es a lo que se dedican los sistemas cognitivos y, precisamente por ello, pueden resultar de gran utilidad para la empresa.

La eclosión del ecosistema digital ha generado una tormenta perfecta fruto de la combinación simultánea de las tecnologías SMAC (social, móvil, big data analytics y cloud). Gracias a ellos, es posible pasar de un procesamiento de datos estructurados a un procesamiento avanzado de datos desagregados, de la utilización de grandes volúmenes de datos a volúmenes de datos masivos y de una optimización limitada al negocio a la generación de nuevos proyectos empresariales.

Más que una mezcla de técnicas novedosas de análisis de datos, los sistemas cognitivos son, en realidad, intentos de reproducir la interacción que tiene lugar entre procesos psicológicos como la atención, la memoria, el aprendizaje, el pensamiento y el lenguaje. De igual forma que los seres humanos nacemos con una capacidad cognitiva limitadísimo y vamos desarrollando su potencial con el paso del tiempo, la computación cognitiva se encuentra aún en la infancia, aunque tiene por delante un futuro prometedor.

El desarrollo de soluciones basadas en tecnologías cognitivas es una de las apuestas de Grupo CMC que ha desarrollado, a partir de la tecnología Watson de IBM, asistencias visuales dirigidas a resolver, orientar y/o aconsejar a los usuarios o clientes en su proceso de negocio allí donde esta tecnología sea implementada ya que dispone de equipos especializados capacitados para generar valor a los clientes.

|2018-06-26T12:07:29+01:004 Abril 18|BLOG: Inteligencia Artificial Internet of Things|

Grupo CMC