La identidad digital, el gran reto de la transformación digital de procesos

Asegurar la identidad de quien está al otro lado, validar que los procesos digitales cumplen las normativas adecuadas para tener la misma seguridad jurídica ¿Cómo se debe de abordar esta problemática?

La identificación digital se convierte en la clave para realizar procesos en el mundo digital.

Hasta hace unos años, para identificarnos a la hora de realizar transacciones en nuestra vida diaria, nos valía con nuestro DNI y nuestra presencia física. Precisamente ahí está la clave, en la presencia física ¿Qué ocurre cuando vamos a realizar transacciones sin presencia física? Es decir, qué ocurre en cualquier proceso que realizamos digitalmente a través de nuestros dispositivos tanto móviles cómo ordenadores personales.

En la actualidad, existen diferentes factores para la identificación, los podemos agrupar en tres grandes bloques, factores inherentes a las personas, factores asignados y factores relacionales o sociales:

Factores de identificación inherentes a las personas

Dentro de los factores inherentes a las personas podemos, a su vez, clasificarlos en factores biométricos y factores comportamentales o conductuales.

Los factores biométricos son los que caracterizan físicamente al individuo. Entre los más comunes están: la biometría facial, cada vez más utilizada, la biometría de voz, poco utilizada en la actualidad pero con gran potencial en el futuro, la biometría de huella dactilar, muy utilizada en los países de América Latina, y otras biometrías más sofisticadas y menos utilizadas en la actualidad, como la biometría de iris, la biometría de la mano y la biometría vascular.

Los factores comportamentales, son inherentes a cada persona aunque pueden variar a lo largo del tiempo, recogen nuestra forma de conducta a la hora de escribir en un teclado tanto de ordenador como de móvil, los gestos que realizamos, incluso la propia firma es un factor conductual en la que influye no sólo el trazo de nuestra firma sino la velocidad y la presión que ejercemos a la hora de realizarla.

Factores de identificación asignados

Los Factores asignados, son factores que se le asignan al individuo, normalmente, mediante una identificación física previa. Los factores de identificación asignados, a su vez, se pueden clasificar en dos grupos: factores asignados de conocimiento y factores asignados físicos.

Los factores asignados de conocimiento son las claves de usuario, códigos, preguntas o cualquier información común entre el sujeto a identificar y el identificador. Estos factores requieren de una identificación previa para ser asignados y necesitan que se recuerde una clave o código para proceder a la identificación.

Los factores asignados físicos de entre los cuales el más común es el DNI, pero no es el único. Entre estos, cada vez más con más frecuencia se utiliza el teléfono móvil (envío de OTP al móvil) y el correo electrónico. También dentro de esta categoría de factores se encuentran las tarjetas de claves y los token de códigos que en su momento fueron bastante utilizados pero que cada vez se va desestimando su uso en favor de otros factores con una facilidad de uso mayor.

Un caso particular de factor asignado con el que se ha asociado en muchos casos la identidad digital, es el certificado electrónico, ya sea avanzado o cualificado. Como en el resto de factores asignados necesita una identificación previa del individuo y se compone de un software que se instala en un dispositivo y una clave privada para poder utilizarlo. El DNI, tiene asignado un certificado en el microchip pero su poca usabilidad, al tener que utilizar un lector específico, ha hecho que este certificado no sea de uso habitual por la ciudadanía.

Factores de identificación relacionales o sociales

La identificación mediante elementos relacionales o sociales, no deja de ser una identificación delegada en otra entidad o identificación anterior. Por ejemplo, una de las más usadas es la identificación financiera, es decir, una entidad financiera confía en la identificación que ya ha realizado otra anteriormente. También son identificaciones sociales o relacionales las que realizamos con nuestros perfiles de redes sociales, en las que la información que anteriormente ya hemos introducido en una red sirve como identificador en otros sistemas.

Entre tantas posibilidades, entonces… ¿Cuál es el factor adecuado que se debe utilizar para tener garantías en la identificación de los intervinientes de un proceso digital?

A esta pregunta no hay una respuesta directa ya que depende de tres importantes elementos que hay que tener en cuenta cuando se diseña un proceso digital:

• La naturaleza del proceso a digitalizar y su impacto en el negocio.
• El cumplimiento de la legislación y la normativa aplicable en cada caso.
• La usabilidad del proceso para los intervinientes en el mismo.

Para definir los métodos o factores de identificación adecuados, hay que tener en cuenta los tres elementos mencionados. Un procedimiento adecuado para un proceso no necesariamente lo es para otro que tenga mayor riesgo o una normativa aplicable específica. En líneas generales, la combinación de varios factores de los mencionados anteriormente es lo que da robustez y seguridad al proceso de identificación pero no hay que olvidar la usabilidad, hacer pasar a los clientes o usuarios por una yincana de claves, códigos y métodos diversos puede hacerlos desistir de su intención de operar en nuestros sistemas.

Desde CMC sabemos que el diseño adecuado del proceso de identificación es la clave para el éxito o fracaso del mismo, y por ese motivo, cuando abordamos estos proyectos ponemos a disposición de nuestros clientes herramientas que permiten la combinación de diversos factores y trabajamos con ellos en buscar el mejor diseño posible para llegar a un proceso optimizado.

Probablemente, en un futuro no muy lejano, y gracias a la tecnología blockchain podamos contar con un método de identificación digital seguro y universal pero hasta que esto ocurra la identificación digital seguirá siendo uno de los principales problemas a abordar en los procesos de transformación digital de las compañías.

|2017-11-28T16:45:01+01:0020 Noviembre 17|BLOG: Transformación Digital|

Grupo CMC