¿Cómo ha afectado el COVID-19 a la banca digital?

Durante los casi tres meses de confinamiento que hemos vivido en nuestro país a causa de la pandemia del COVID-19, […]

Durante los casi tres meses de confinamiento que hemos vivido en nuestro país a causa de la pandemia del COVID-19, el acceso a los canales digitales de los bancos tradicionales ha aumentado casi un 200%, de acuerdo con una información publicada por Cinco Días. No es de extrañar que los trámites digitales se hayan disparado, ya que en este tiempo, y debido a las limitaciones en el movimiento de las personas, el uso de internet ha crecido un 7%, según Nielsen Global Media.

 

En este tiempo, los clientes de la banca tradicional se han visto obligados a realizar las gestiones y trámites de manera online, lo que ha provocado que casi la mitad de los encuestados en el estudio “De la libreta al móvil: evolución del ecosistema bancario” realizado por el banco móvil N26 aseguren que se cambiarían a un banco más digital y que, en el futuro, los cajeros y el pago en efectivo terminarán desapareciendo.

 

Estos usuarios, además, buscan que su banco les permita realizar todas las operaciones bancarias de manera online. Entre ellas destacan la gestión de las operaciones y gastos desde el móvil, aplicación móvil o web, notificaciones y operaciones en tiempo real o chat instantáneo para consultas. Cabe destacar que antes de que viviéramos esta delicada situación el público más joven era el más proclive hacia la banca digital.

 

Sin embargo, el contexto actual ha dado lugar a que las entidades financieras expandan el uso de las tecnologías digitales para abordar nuevos servicios que hasta ahora eran gestionados en las oficinas al requerir la firma y la identificación de los clientes. Aunque estos procesos se podían desarrollar a través de las plataformas digitales con total confianza, en muchas ocasiones eran vistos con ciertos recelos por parte de los clientes. Tras el proceso vivido, finalmente se ha terminado integrando con naturalidad la tecnología en su relación con el banco.

 

Por otra parte, según datos de nuestra plataforma O2.Digital, los accesos a productos y servicios financieros con vídeo identificación han experimentado un crecimiento del 300% en nuestro país desde el inicio de la crisis sanitaria. Este dato se complementa con otros de igual trascendencia como el incremento en un 200% de las videollamadas y la multiplicación por seis de los procesos digitales en la banca durante este mismo periodo.

 

El futuro del sector bancario

 

A pesar de que la pandemia del COVID-19 ha disparado el uso de la banca digital, esta llevaba ganando terreno paulatinamente durante los últimos años a la banca tradicional. El ecommerce, el pago móvil, la aparición de las fintech y la conectividad permanente a la red han hecho que el sector bancario vea en la tecnología el motor para avanzar en su andadura digital con el fin de satisfacer las necesidades de sus clientes.

 

Gracias a esta transformación apoyada en el uso de la tecnología las entidades financieras tramitan y gestionan gran cantidad de operaciones de negocio sin necesidad de presencia física de las partes y con total seguridad. La firma electrónica de documentos, el onboarding digital de clientes o las videollamadas, integradas en el puesto de gestor y en la web/app del cliente, son solo algunos de los procesos que ya se ejecutan de forma digital.

Grupo CMC