Business Intelligence

En los últimos años se ha hablado mucho de la situación financiera de las empresas y de la crisis económica. […]

En los últimos años se ha hablado mucho de la situación financiera de las empresas y de la crisis económica. Puede que uno de los grandes motivos fuera la no concesión de crédito por parte de la banca pero también la calidad de la deuda de las empresas, un condicionante que agravó esta situación.

 

La sostenibilidad de una empresa se basa, entre otras muchas cosas, en vender y percibir un ingreso por lo vendido. Aunque esto parezca algo evidente, es muy importante realizar un buen análisis de a quién vendemos y con qué condiciones se está realizando dicha venta.

 

Si pensamos en el sector bancario, lo podemos ver más sencillo. Antes de la concesión de un préstamo o de una hipoteca la entidad nos solicita y comprueba, si somos clientes, el importe de las nóminas, nuestra antigüedad en el puesto de trabajo, la edad, ahorros disponibles, etc. Sin embargo, también requieren otra información a fuentes oficiales, como la CIRBE o el endeudamiento contraído con esa u otra entidad bancaria, si se tienen importes vencidos y no pagados, entre otros.

 

Pero, ¿qué pasa con las empresas? Como es lógico, las empresas también solicitan información a sus clientes antes de vender a crédito solo que, a diferencia de la banca, las empresas se pueden encontrar con la problemática de perder a un posible gran cliente debido a la dificultad para hacer las averiguaciones oportunas sobre su solvencia.

 

Por ello, muchas de las empresas buscan esta información de sus clientes en bureau de créditos como RAI o ASNEF o analizan las cuentas anuales publicadas para ver su capacidad de pago, lo que implica dedicar una parte de sus recursos humanos a solicitar la información a través de varias webs, saber analizarla y tomar una decisión importante que en este caso es la concesión o no de un crédito.

 

La crisis económica y el Business Intelligence del Riesgo de Crédito

 

La crisis económica y el miedo a tener ventas impagadas ha generado una evolución en el análisis y concesión de nuevo crédito a los clientes que ha propiciado el surgimiento del Business Intelligence aplicado al riesgo de crédito.

 

Gracias a esta tipología de herramientas, las empresas cuentan con la oportunidad de disponer de toda la información pública de cualquier entidad de su cartera de clientes en una sola aplicación, pudiendo analizar más rápido e incluso en el preciso momento la situación crediticia de un cliente. Es más, las empresas que apuesten por contratar aquellas versiones más avanzadas del Business Intelligence obtendrán una recomendación objetiva de la calidad crediticia de su cartera de clientes a cambio de proporcionar información histórica de su comportamiento. Una ventaja que se muestra a través de indicadores de riesgos obtenidos gracias a una serie de algoritmos econométricos.

 

Para que la calidad de estos indicadores de riesgo sea lo más ajustada posible a la realidad, es necesario que la información proporcionada por las empresas sea real y completa. Únicamente de este modo se podrá predecir el comportamiento futuro de un mismo cliente y proporcionar diferentes recomendaciones en función del caso de que se trate.

 

En definitiva, gracias a los avances estadísticos y a la evolución en el análisis y gestión del riesgo de crédito, hoy en día las empresas cuentan con herramientas más potentes y fiables para gestionar mejor sus riesgos y evitar situaciones inciertas que pongan en riesgo su supervivencia a medio plazo.

| 2018-10-26T08:50:04+00:00 25 Octubre 18|BLOG: Big Data & Analytics|Etiquetas: |